Cena ardiente galáctica.

Cena ardiente galáctica.

El telescopio espacial Herschel de la ESA ha realizado observaciones muy detalladas de gas molecular muy caliente orbitando o cayendo hacia el agujero negro supermasivo ubicado  al acecho en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Astrónomos europeos observan nubes de gas a 1.000ºC a punto de caer en la boca de este titánico hoyo cósmico, Herschel descubre gas ardiente en el agujero negro del foco de la Vía Láctea.

El agujero negro local, ubicado en una región conocida como Sagittarius A, después de una fuente de radio cercana. Con  masa de unos cuatro millones de veces la de nuestro Sol y se encuentra a unos 25.000 años luz del Sistema Solar.

Justo antes de que el material caiga al agujero negro en el horizonte de sucesos, se calienta a muy altas temperaturas  y puede generar rayos  y  rayos gamma.  Actualmente, Sagittarius A muestra pocos signos de este tipo de actividad, pero eso puede cambiar pronto. Utilizando observaciones en el infrarrojo cercano, otros astrónomos han localizado, girando en espiral hacia el agujero negro, una nube compacta de gas de un tamaño equivalente a unas pocas masas de la Tierra. Situada mucho más cerca del agujero negro que el reservorio de gas molecular estudiado por Herschel en este trabajo, será «devorada» antes de que acabe el año. Varios satélites, incluyendo XMM-Newton e Integral, también de la ESA, esperarán el momento para localizar cualquier «eructo» de altas energías mientras el agujero negro disfruta de su festín.

El horizonte de sucesos es una superficie imaginaria de forma esférica que rodea a un agujero negro, en la cual la velocidad de escape necesaria para alejarse del mismo coincide con la velocidad de la luz. Por ello, ninguna cosa dentro de él, incluyendo los fotones, puede escapar debido a la atracción de un campo gravitatorio extremadamente intenso.

Las partículas del exterior que caen dentro de esta región nunca vuelven a salir, ya que para hacerlo necesitarían una velocidad de escape superior a la de la luz y, hasta el momento, la teoría indica que nada puede alcanzarla.